REACTIVAN MESA DE GARANTIAS EN EL CAUCA

La difícil situación que afrontan las comunidades caucanas por el incremento del paramilitarismo y la persecuciones estatal llevaron a que se reactive la mesa de garantías que se estableció años atrás en el Cauca.

Con la presencia del ministro del interior Juan Fernando Cristo, el gobernador del Cauca, algunos alcaldes del departamento, la policía y el ejército nacional y las organizaciones sociales y comunitarias que vienen siendo víctimas de una persecución sistemática, se instaló la mesa de garantías.

Para Aida Avella, dirigente de la Unión Patriótica "todo nos indica que en el Cauca y en otros departamentos existe un maridaje entre los militares y el paramilitarismo", pues esta zona ha sido histórica de presencia paramilitar, claro ejemplo de ello es la masacre ocurrida en el Naya en el 2001.

Este año, aportas de firmar el acuerdo final con las FARC-EP y luego del anuncio oficial de los diálogos con el ELN y el gobierno nacional se hace primordial acabar con las estructuras armadas de ultraderecha, pues sino es de esta manera, la paz en Colombia no podría materializarse

En el departamento del Cauca ha sido muy crítica la situación de derechos humanos. En anteriores días se difundió un panfleto de las águilas negras amenazado de muertes a líderes, periodistas, organizaciones sociales y sus familias y hoy, en denuncia pública realizada por la dirigente de la UP Aida Avella a través de su cuenta de twiter pone en conocimiento público la aparición de un nuevo panfleto, en el Estrecho Patía, esta vez firmado por el comandante de los Urabeños, donde literalmente expresan "Los Urabeños se reactivan y hacemos presencia con el fin de hacer limpieza".

Por su parte Cristian Delgado, defensor de derecho humanos, en conversación con el ministro del interior le expresa; "nos siguen matando y amenazando, pero ustedes nos siguen diciendo que el paramilitarismo no existe"

Como principales de conclusiones de esa urgente y necesaria mesa de garantías se señala; 1. La preocupación por la creciente ola de asesinatos y persecución política a los dirigentes, 2.que el gobierno nacional pone en cabeza de gobierno departamental la mesa para agilizar los mecanismos de protección a las organizaciones y dirigentes sociales y por último la necesidad de hacer veeduría a todas las situaciones que en materia de violación a derechos humanos sucedan en el departamento.