ESTUDIANTES DE UNICAUCA SE MOVILIZAN POR LA AMPLIACIÓN DE LAS RESIDENCIAS UNIVERSITARIAS.

Por: Prensa Alternativa Cauca

27 de mayo de 2016

"la nefasta política de privatización de las administraciones de turno llevaron a que la universidad vendiera una parte del lote de residencias por más de 400 millones de pesos"

Los estudiantes de la Universidad del Cauca continúan en sus jornadas protesta por la defensa de lo público. Jóvenes adscritos a la Universidad del Cauca dieron a conocer sus problemáticas, entre ellas, los programas de residencias al interior del alma mater.

Ayer, en horas de la mañana a las afueras de la vicerrectoría de cultura y bienestar, estudiantes le exigieron a la administración universitaria en cabeza del rector Juan Diego Castrillón y el vicerrector Milton Arango la reubicación y aumento en 100 cupos para empezar a subsanar la difícil situación que tienen los jóvenes que viven al interior de las residencias universitarias.

Estos dos proyectos de bienestar universitario (residencias femeninas y masculinas) son los que por años les han brindado vivienda a los jóvenes que provienen de otros municipios o de la zona rural de la capital caucana. Pero son las residencias femeninas las que están en peores condiciones.

Construidas luego del terremoto de 1983, este proyecto se realizó en dicha zona de manera provisional. 33 años después siguen estando ahí, en mal estado, sin aumentar un solo cupo para quienes ven en la educación pública una posibilidad de vida digna.

La respuesta que ha dado la administración universitaria es contraria al interés público. A la crisis que atraviesa la Universidad del Cauca por la desfinanciación de la educación pública se le suma las prioridades que los administrativos le han dadoa los recursos que ingresan al alma mater caucana. Es así que en su tiempo de decano de la facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales, el actual rector destino más de 20 millones de pesos para un piano, aseguro los pupitres al piso y se dedicó a embellecer el claustro dejando de lado el bienestar universitario, la calidad y la investigación.

La lucha que emprendieron los jóvenes estudiantes tiene toda la legitimidad y razón, puesto que sus condiciones son paupérrimas: de más de 12.000 estudiantes matriculados en la Universidad, solo 24 mujeres se ven beneficiadas de las residencias femeninas. "Estamos al lado del río molino por lo tanto el olor de aguas contaminadas es continuo, sin mencionar que es un criadero potencial se vectores a las que las residentes estamos expuestas. Por milagro no hemos sufrido enfermedades como dengue, chikunguña, etc", comenta Melissa Rodríguez estudiante de enfermería.

Además de esto, la nefasta política de privatización que la administración sigue fielmente llevo a que la universidad vendiera una parte del lote de residencias por más de 400 millones de pesos: predio que fue utilizado en la construcción de una subestación eléctrica que emite ondas frecuentemente y que le genera dolores de cabeza a las adjudicatarias. De este dinero, quienes habitan allí no vieron un centavo en pro de mejorar sus condiciones.

A la Universidad del Cauca se le siguen sumando cada vez más problemas que la administración intenta esconder. Los estudiantes conscientes de la necesidad de defender lo público, vienen articulando una carta de exigencias en la que muy seguramente contendrá un punto sobre residencias universitarias y en la que le presentan a la administración universitaria. En caso tal la gerencia del rector Juan Diego Castrillón no busque alternativas, los estudiantes deberán verse abocados en un paro estudiantil como mecanismo que permita hacer cumplir sus legítimas y razonables peticiones.