"La convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente después del plebiscito, sigue teniendo plena vigencia." Hubert ballesteros

Por: Agencia de Comunicaciones Prensa Alternativa Cauca

21 de Julio de 2016

Desde la prisión, el dirigente nacional Hubert Ballesteros, quien se ha ganado un lugar en la historia junto al pueblo colombiano por luchar por los derechos de los desfavorecidos y dedicar su vida a transformar nuestro País para que esté al servicio de las grandes mayorías, explica el anuncio de la Corte Constitucional en torno al plebiscito. 

  • Prensa Alternativa/ Siempre se ha dicho que los diálogos de la Habana, llegados a su culminación deben ser refrendados de alguna manera. El 18 de julio, la Corte Constitucional anuncio que se convocará a un plebiscito para que los colombianos avalen o no los acuerdos de paz entre el gobierno Nacional y las FARC-EP. ¿Qué es el plebiscito y por qué es tan importante que los colombianos voten por el SI?

Hubert Ballesteros/ Es un mecanismo de participación ciudadana, convocado por el presidente de la republica cuando creé conveniente consultar a los ciudadanos sobre una decisión que ha tomado o piensa tomar. La importancia de votar afirmativamente el plebiscito una vez sea convocado, radica en que tendrá el carácter refrendatorio de los acuerdos que se firmen en la Habana Cuba, entre el gobierno y las FARC-EP, y con los cuales se pondrá fin al largo conflicto armado de nuestro país: Será también el aval popular para que el gobierno implemente todo lo acordado.

  • P.A/ ¿Cómo es el procedimiento de este mecanismo?

H.B/Según lo establecido en la sentencia de la Corte Constitucional, una vez se firme el acuerdo final con la insurgencia de las FARC-EP, el presidente presentará al Congreso de la Republica, un informe sobre lo acordado, y procederá a convocar de conformidad con lo expresado por la Corte el plebiscito para que los ciudadanos respondan sí o no aprueban el contenido del acuerdo firmado entre el gobierno y la insurgencia.

  • P.A/¿Qué posibles escenarios se pueden presentar en caso tal los colombianos digan SI o NO a los acuerdos de la Habana mediante el plebiscito?

H.B/ Si la respuesta de los colombianos es afirmativa, tal como lo estableció la Corte constitucional en su fallo del día 18 de julio, el gobierno estará obligado a implementar todo lo acordado en el acuerdo final de la Habana. Si por el contrario no se alcanza el umbral de 4´500.000 votos o el voto por el no, que también debe superar el umbral es mayor al sí. El presidente no estará obligado a implementar lo que se acuerde. Es importante aclarar, que en tanto la constitución no obliga al presidente a realizar la consulta sobre un acuerdo de paz, podría este, explorar otros caminos para la implementación.

  • P.A/ ¿Qué mecanismo cree usted que es el más idóneo para refrendar los acuerdos de la Habana?

H.B/ En realidad, los acuerdos de la Habana, no requieren ningún mecanismo de refrendación, la constitución Nacional faculta al presidente de la república para buscar y firmar los acuerdos con el fin de garantizar este derecho; sin embargo, la mejor manera de garantizar la implementación, sería una asamblea Nacional constituyente.

  • P.A/ ¿Qué papel deben tomar las organizaciones de izquierda para promover el plebiscito?

H.B/Ante la aceptación de las partes de este mecanismo de consulta al pueblo; manifestado por ellos, como la aceptación de la decisión de la Corte Constitucional; expresado por el jefe de la insurgencia de las FARC-EP en el marco de la firma del acuerdo sobre fin del conflicto, el papel de la izquierda y los sectores democráticos, debe ser el de apoyar y trabajar por que el sí, venza al no, que viene impulsando la ultra-derecha con el objetivo de dar al traste con los deseos de paz y reconciliación de los colombianos.

  • P.A/ Las organizaciones sociales y políticas de izquierda siempre han apostado a la asamblea nacional constituyente como mecanismo que permita refrendar los acuerdos. ¿Que pasara con esta apuesta luego del plebiscito?

H.B/La convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente después del plebiscito, sigue teniendo plena vigencia. Ya no será como mecanismo de refrendación, pero la implementación de lo acordado y sobre todo la solución de los problemas estructurales que padece nuestra sociedad, requieren de una nueva Carta Constitucional para que la paz sea en verdad estable y duradera.