¡LA PAZ SÍ ES CONTIGO!

Por: Agencia de Comunicaciones Prensa Alternativa Cauca

31 de Agosto de 2016

"¿Apoya el Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?" Esta es la pregunta que irá en el tarjetón este 2 de octubre. Tras décadas de conflicto social armado en el país, los colombianos decidiremos si estamos de acuerdo con el proceso de paz. 

El pasado 24 de agosto de 2016 se llegó a la firma del acuerdo final en la Habana Cuba, entre la insurgencia de las FARC - EP y el gobierno nacional del presidente juan Manuel Santos. Recordemos la frase que desde el inicio de los diálogos se plasmó en el Acuerdo General Para la Terminación del Conflicto: "nada está acordado hasta que todo esté acordado", pues bien, ya llegados a este punto se puede decir con gran esperanza que todo ha culminado satisfactoriamente. Hemos llegado al cierre de las conversaciones.

Fueron más de cuatro años de diálogos, en el que las partes abordaron temas de vital importancia para la sociedad colombiana, principalmente para los habitantes rurales, las víctimas del conflicto armado y las comunidades más marginadas de nuestro país. También un punto central en torno a la democracia. 1) Reforma Rural Agraria Integral 2) Participación política: Apertura democrática para construir la paz 3) Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y la Dejación de las Armas 4) Solución al Problema de las Drogas Ilícitas 5) Víctimas 6) "Mecanismos de implementación y verificación, son los puntos que hoy se encuentran en el texto completo y definitivo del acuerdo final de paz, en el que hace parte el enfoque de género y de la inclusión étnica.

Con este acumulado histórico para la sociedad colombiana se procede a la realización de un Plebiscito, procedimiento jurídico por el que se somete a votación popular el Acuerdo Final Para la Terminación del Conflicto y la Construcción de Una Paz Estable y Duradera. Momento en el cual decidiremos si estamos de acuerdo con la paz en nuestro país, ya que es la base para la terminación del conflicto social armado.

Las comunidades campesinas indígenas y afro descendientes, así como organizaciones sociales de mujeres, ambientalistas, colectivos urbanos, jóvenes y sectores populares se han hecho sentir por la campaña por el SÍ al plebiscito, que implica indudablemente la terminación del conflicto y asumir los grandes retos que se vienen para la implementación de los acuerdos pactados en la Habana.

Desde actos como marchas masivas, el deporte y la cultura, la radio, los innumerables materiales audiovisuales y gráficos que se mueven en las redes sociales, las asambleas comunitarias en los territorios, se impulsa esta campaña por el Sí que le cierra las puertas a la guerra. Es una realidad que nos implica la participación y el aporte a la tan anhelada paz con justicia social.

A "patadas de ahogado" suena hoy la campaña por el No que lleva a cabo en este momento la ultraderecha colombiana en cabeza del Expresidente Álvaro Uribe Vélez, quienes bajo el odio y el rencor invocan a la no reconciliación y el llamado a la paz que hacen los que realmente han vivido en carne propia la guerra. Con el uso de la dictadura mediática, pretenden desinformar y atacar el proceso de paz, utilizan mensajes confusos y oscuros. La pregunta en este sentido es ¿Cuál es el temor al proceso de paz? Recordemos que un eje trasversal en los diálogos para el Fin del Conflicto es el desmonte del paramilitarismo y el narcotráfico.

Lo cierto es que los resultados del proceso de paz y de la búsqueda incansable por una salida dialogada al conflicto social armado son un hecho a favor de los más excluidos y olvidados por el estado colombiano, un pueblo que ha soportado medio siglo de barbarie, tiene derecho a encender la antorcha de la paz, de la participación política, de la restitución de las víctimas que garantice la dignidad para todos y todas.

Por eso este 02 de octubre con completa legitimidad las comunidades darán el Sí al Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.