ORGANIZACIONES NACIONALES E INTERNACIONALES SE PRONUNCIAN SOBRE ASESITANO DE LIDERES SOCIAELS EN EL PAÍS.

La misión de apoyo al proceso de paz- MAPP, de la organización de estados americanos OEA, organismo más antiguo del mundo y que nace a partir de 1948 con diversos propósitos de afianzar la paz en el continente, se pronuncia sobre los asesinatos a líderes sociales en Colombia.

En un comunicado fechado el 9 de marzo del año en curso la MAPP OEA condena vehementemente los asesinatos de William Castillo, líder campesino de El Bagre, Antioquia; de Klaus Zapata, líder de la Juventud Comunista en Soacha, Cundinamarca; de Marisela Tombe, líder campesina del Tambo, Cauca, y de Alexandre Oime, líder Indígena de Rio Blanco, Cauca.

Para esta organización estos viles asesinatos a prestigiosos líderes "el tejido social en los territorios y atentan, no solo contra las vidas de los líderes, sino también contra los movimientos, las causas y el acceso a derechos de miles de personas que se organizan en torno a sus legítimas demandas."

Seguidamente hacen un "llamado a las autoridades para dar con los responsables y brindar justicia pronta y oportuna, al tiempo que solicita que se pongan a disposición los recursos necesarios que garanticen la seguridad y la integridad de los líderes y de las comunidades".

Por otra parte, el movimiento político y social marcha patriótica en cabeza de la exsenadora Piedad Córdoba se pronunciaron sobre la misma situación al interior de su movimiento político y social.

Para esta organización, mientras se está en un año seguramente histórico para la paz de Colombia "se han intensificado los asesinatos dirigidos en contra de destacadas personas del movimiento social, especialmente aquellas que están apoyando el proceso de paz y la reconciliación de la sociedad colombiana. Esta tenebrosa situación se da a la par de la activación de más grupos paramilitares en varias regiones del país que vienen sembrando el terror en las comunidades y mostrando abiertamente su rechazo al eventual acuerdo de paz entre el Gobierno y las insurgencias."

Con gran preocupación se ve el tema del paramilitarismo pues desde los inicios de los diálogos de paz no ha disminuido sino que viene escalando el terror en las zonas del País.

Finalmente, en cuatro años de nacida la marcha patriótica (2012-2016) han sido asesinados 102 militantes, situación que no permite tener ningún tipo de garantías para la oposición política en Colombia.