POR QUE APOYAR EL PROCESO DE PAZ ENTRE EL GOBIERNO COLOMBIANO Y LA INSURGENICA DE LAS FARC-EP?.

Mucho se ha hablado del proceso de paz entre el gobierno colombiano y la insurgencia de las FARC-EP, organización guerrillera que nació en la década del sesenta y lleva combatiendo hasta el momento en armas por el poder político del Estado.

Unas de las principales razones para la negociación entre dos posturas totalmente opuestas es que es necesario la solución política y negociada a años de enfrentamiento armado, que ha dejado miles de muertos en todo el territorio colombiano; muertos que son puestos por la población más empobrecida del país.

Este proceso de negociación inicia con el llamado "Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera", producida luego de seis meses de conversaciones entre el gobierno y las FARC, donde en el 2012 se proponen seis grandes temas a debatir discutir y solucionar de manera negociada; 1. Política de desarrollo agrario integral, 2. Participación política, 3. Fin del conflicto, 4.Solución al problema de las drogas ilícitas, 5. Víctimas y 6. Implementación, verificación y refrendación.

Luego de cerca de 4 años de intensos debates, entre altibajos del proceso, cabe resaltar que han sido muchos los avances que se han logrado y que además de ello, se han dado gestos de buena voluntad entre las partes, gestos unilaterales que permiten el cese de muchos enfrentamientos armados, como por ejemplo los innumerables cese unilaterales de las FARC - EP y el cese de bombardeos del gobierno colombiano.

De vital importancia es necesario conocer los avances que se han dado en los seis puntos del "ACUERDO GENERAL".

El primero de ellos; política de desarrollo agrario integral fue debatido por seis meses y en la cual se determina que el gobierno nacional se compromete a construir un "Fondo de Tierras de distribución gratuita", que aún no se tiene la cantidad, pero quedó claro que serán varios millones de hectáreas, provenientes de diversas fuentes. Aparte de este importante tema en el agro, se comprometió a crear otro mecanismo para facilitar la adquisición de tierras y un subsidio especial para compra, propuestas que si entran en vigencia con la firma del acuerdo, ayudaran a miles de campesinos, indígenas y afros pobres del campo colombiano a tener condiciones dignas de vida y trabajo. Esto se puede resumir en una propuesta para el campo alternativo y democrático diferente al modelo de expropiación que viene llevándose a cabo en todo el País y que tiene sumido a millones de colombianos en la pobreza. Además de ello el gobierno colombiano otorgará títulos a campesinos que alberguen en predios rurales, es decir, formalizara su titulación.

El segundo tema acordado es "Participación política" y que también duro seis meses de debates. Este tema transversal en la vida política colombiana pues durante décadas se ha exterminado con la verdadera oposición política, otorga garantías para el ejercicio de la democracia, la participación y el ejercicio pleno de los derechos políticos. En resumen los grandes avances en ello son; creación de un estatuto para la oposición política, conformación de un Sistema Integral de Seguridad para el ejercicio de la Política, plena garantías para la movilización y la protesta social y garantías plenas por parte del gobierno para la participación política.

El tercer punto acordado en la mesa es el 4; "Solución al problema de las drogas ilícitas". En este tema de álgido debate y que tiene sumida a mucha población en situaciones de consumo se determinó que es necesario "diseñar una nueva visión que atienda las causas y consecuencias de este fenómeno", para que pueda conducir al mejoramiento de las condiciones de vida de las personas que de una u otra manera tienen contacto con ello. Importante en este tema acordado la lucha contra las organizaciones criminales que trabajan en el narcotráfico y que han causado miles de muertes a inocentes, ejemplo de ello son las conocidas casas de pique en el puerto de Buenaventura.

Otro aspecto en este punto acordado es la implementación de la sustitución de los cultivos de usos ilícitos como la marihuana y la coca, acordados con la población afectada y que solo tiene como entrada económica el cultivo y venta de la materia prima. Estos programas serán parte de la reforma agraria integral del primer punto (Política de desarrollo agrario integral). En este aspecto se tiene como aporte importante la participación de la mujer pues ellas son motores de la sociedad.

Otro tema que deviene gran importancia para la gran mayoría del pueblo colombiano es que el gobierno colombiano luego de la discusión con las FARC, se compromete a atender al consumidor y hará acciones para que las personas con problemas de consumo puedan ser reinsertadas a la vida social. Este punto será muy importante pues en la gran mayoría de las familias colombianas existe algún problema de consumo.

El siguiente punto acordado es el numero 5; Victimas. Este tema se compone de la verdad, la justicia y las garantías de no repetición para las víctimas del conflicto social y armado que vivimos en el país, además de dar amnistía a los delitos políticos y conexos con estos, paso clave para las garantías de la oposición política. Acompañado con esto van los temas de desminado, reparación del tejido social de las personas afectadas y así como la reparación económica de los casos que a ello conlleven.

Otro punto acordado en la Habana fue la construcción de una "comisión histórica del conflicto y sus víctimas", en la cual participaron 14 académicos que mostraron sus posturas políticas sobre los orígenes del conflicto, su permanencia y las responsabilidades, responsabilidades que en gran medida le atañen al Estado colombiano por ser participe e inspirador del conflicto que hoy vivimos. Este punto de poder construir una memoria histórica de seguro dará descanso moral a las familias que han padecido de manera física el rigor del conflicto y poder en algún momento tener la verdad, la justicias, la reparación y las garantías de no repetición.

Finalmente, por todo lo acordado en la mesa es necesario y prudente que los colombianos podamos tener otra mirada a nuestras vidas, para dignificarnos como seres humanos. Esto solo lo conseguiremos cuando en nuestra dolorida patria hayamos conseguido la paz estable y duradera que se merece un pueblo que vive en carne propia la guerra. Esa paz que se merece el pueblo debe venir acompañada de derechos sociales, económicos y políticos para que las futuras generaciones puedan tener vidas prometedoras; una paz con justicia social.

Por todo ello debemos apoyar el proceso de paz y acompañarlo en la refrendación sea el mecanismo que salga en la mesa de conversaciones.